La experiencia universitaria americana contada en primera persona

El primer europeo becado de la Universad Oregon Tech, Norbert Schiebelhut, nos cuenta su visita a la que fue su universidad y nos ofrece su visión de la experiencia NCAA.

Nobert Schiebelhut. El fin de semana del 12-14 de febrero de 2016 seguí el llamamiento del entrenador que tuve en Oregon Tech (Oregon Institue of Technology) durante la temporada 1991/92 cuando jugaba y estudiaba becado en dicha universidad americana perteneciente a la NAIA (National Association of Intercollegiate Athletics) y allí enrollado en la CCC (Cascade Collegiate Conference), Danny Miles. Danny Miles, uno de los tres entrenadores universitarios americanas más laureados de la historia con más que 1.000 victorias con su equipo de Oregon Tech se retira al final de la presente temporada después de 45 años como “Headcoach” en OIT.

Norbert Oregon Tech

Norbert Schiebelhut durante su visita a su universidad para el homenaje a Coach Miles.

El viernes, día 12 de febrero de 2016 hubo un gran homenaje para Coach Miles con más que 400 invitados.

Hubo varios discursos muy emotivos de personas que habían coincidió con él durante los últimos 45 años y más de 80 de sus ex-jugadores habían venido de toda EEUU, de Australia y yo de Europa. Fui el asistente que había venido desde más lejos para el homenaje.

Schiebelhut con sus ex compañeros de Universidad

Schiebelhut con sus ex compañeros de Universidad

El sábado 13 de febrero de 2016 hubo un partido de ex – jugadores por la mañana el cual lamentablemente no pude jugar debido a una fascitis plantar. No obstante, fue muy emotivo coincidir con tres ex – compañeros que jugamos juntos durante la temporada 1991/92.

Por la noche se celebró el penúltimo partido de Danny Miles en casa, OIT, en la pista que lleva su nombre, Danny Miles Cort con una máxima capacidad para 2.400 espectadores, contra el equipo del College of Idaho.

Antes del partido hubo un momento muy especial al el comisionado de la NAIA anunciar que el torneo post-temporada con su respectivo trofeo, es decir los play-offs, se iba a denominar Danny Miles Trophy! Coach Miles, una persona abierta, divertida pero muy concentrada y tranquila en el banquillo, no pudo mantener sus emociones al escuchar este gran honor que le fue otorgado.

El domingo, 14 de febrero de 2016 se jugó a primera hora de la tarde el último partido en casa contra Eastern Oregon University. A continuación se celebró la “Seniors Night” homenajeando los jugadores que terminan su carrera universitaria como jugadores. El último acto del día fue nuevamente un agradecimiento público a Danny Miles con varios discursos.

El viaje de vuelta a mi pasado, al presente y que posiblemente tenga alguna repercusión en el futuro no pudo haber sido más afortunado y fantástico. Volver a un lugar donde pasé una temporada maravillosa, donde conocí y pude jugar y disfrutar del baloncesto universitario americano, con uno de los entrenadores universitarios más especiales que desde entonces puedo llamar mi amigo, mi familia americana adoptiva y otros amigos. Me hizo recordar tantas cosas especiales y doy las gracias a Dios por haberme permitido tener esta experiencia.

En su día fui el primer europeo con una beca en Oregon Tech. Gracias a la experiencia abrí puertas y desde entonces apenas hubo una temporada sin jugadores extranjeros y europeos en las plantillas de Oregon Tech.

Reflexiones sobre las ventajas de la formación de jugador de baloncesto en el baloncesto universitario americano

Logo NCAAB

Logo NCAAB

La experiencia de estudiar y jugar baloncesto en una universidad americana, en combinación con la vida en los EEUU, lejos de casa, no deja a nadie indiferente. Opino que había que desglosar entre la formación académica, la formación baloncestística y la vida en EEUU en general. La gran ventaja de formarse, tanto como jugador, a nivel académico y como persona en una universidad americana es la perfecta combinación y el engranaje de la practica de deporte con los educación universitaria. Esta combinación en Europa, con el nivel de exigencia en las categorías profesionales o semi-profesionales es imposible, o bien apuestas por el deporte o por una carera universitaria. La combinación de ambas es muy difícil y requiere un sacrificio adicional, como por ejemplo estudiar una carrera a distancia.

Formación académica:

Según mi experiencia, después de haber aprobado el test de conocimientos de idiomas, TOEFL, con el nivel exigido por Oregon Tech, las clases universitarias me resultaban bastante fáciles, clases pequeños de un máximo de 30 estudiantes, casos prácticos, profesores muy cercanos y todo muy diferente a mi experiencia de estudiante en la Universidad de Frankfurt donde compartía clases con hasta 500 alumnos. Sin embargo, Oregon Tech es una universidad relativamente pequeña con 4.500 estudiantes. Además, para poder jugar la universidad me exigía notas medias más altas que a mis compañeros americanos. Hoy en día, además hace falta la aprobación del SAT, el examen estadounidense de acceso a la universidad.

Formación baloncestística:

Para mi la experiencia a nivel de baloncesto fue magnífica y exactamente lo que había buscado. Encontré el baloncesto más agresivo, con más intensidad y todo muy bien integrado en el horario de las clases, los estudios en la biblioteca y el comedor.

La temporada en EEUU es mucha más corta e intensa que en Europa, es decir se juega la misma cantidad de partidos pero en menos tiempo. Entrenábamos 2 horas diarias, en la pretemporada más duro y durante la temporada de acuerdo con los partidos y los viajes, es decir menos intensidad y más técnica colectiva.

Es importante que el jugador joven europeo encuentre un entrenador que crea en él. A veces el entrenador no sabe durante cuanto tiempo, años, puede contar con un jugador europeo y es posible que dedique más tiempo a jugadores locales donde puede esperar más compromiso e identificación con la universidad a medio/largo plazo.

Por norma general hay dos tipos de entrenadores en las universidades, la gran mayoría se ve como educadores a todos los niveles de sus jugadores, es decir la transmisión de valores, educación, etc. a través del deporte en equipo pero otros entrenadores únicamente ven a sus jugadores como herramientas para su propia carrera y propio “beneficio” de seguir escalando en el tamaño y prestigio de universidad donde entrenan, con la meta de a lo mejor poder entrenar algún día en la NBA. Evidentemente, ambas filosofías son muy respetables.

NCAA/NAIA-Clearing

Para poder jugar en las ligas universitarias de EEUU hace falta cumplir con varios requisitos para poder jugar. Las normas cada vez son más duras para obtener la “eligibility”, por ejemplo el jugador nunca puede haber sido profesional con anterioridad.

Tipos de becas:

Estudiar una carera universitaria en EEUU es muy costosa. Hay que tener en cuenta un coste anual, dependiendo de la universidad, de entre 20.000 – 60.000 US$. Este coste incluye matrícula, libros, residencia, comidas y todos los gastos deportivos. Por esta razón existen varias tipos de becas, becas deportivas, académicas y, según las universidades, becas para estudiantes internacionales. Además, las becas pueden ser parciales o totales.

Recomendaría formarse como jugador en una universidad estadounidense, como última etapa antes de incorporarse en el deporte profesional?

Si la decisión de “cruzar el charco” únicamente fuera por razones deportivas diría lo siguiente: Pues depende del desarrollo de un jugador. Si un jugador se ha desarrollado pronto y forma parte de los centros de tecnificación de las CCAA o especialmente de la selección española, entonces la formación como jugador seguramente será más especializado y eficiente en España. Sin embargo, si un jugador, por las razones que sean, desarrolla tarde tanto a nivel físico como mental, entonces el camino de formación en EEUU me parece una alternativa muy interesante y enriquecedor a todos los niveles de la persona. Lo difícil será ahora encontrar la universidad adecuada, el ámbito deseado y al entrenador adecuado para conseguir los objetivos fijados. Para jugadores que todavía no están a este nivel y que necesiten un par de años de formación adicional el camino vía una universidad americana puede ser ideal por sus componentes deportivas y educativas.

Coach Danny Miles

Danny Miles no simplemente ha sido y es un entrenador de baloncesto para sus jugadores, sino mentor, educador, formador, amigo, etc., es decir la figura suyo ha sido mucho más amplia. En el anteriormente citado homenaje se destacaba especialmente esta faceta de compromiso con sus jugadores, con la ciudad y la provincia, razón por la cual, a pesar de haber tenido ofertas de universidades de NCAA Div. I, de quedarse en su estado, Oregón, su provincia y su ciudad, Klamath Falls y OIT.

Resumen:

La experiencia del “American way of life” es impresionante, súper interesante, vale la pena conocer la vida en EEUU enrollada en una universidad, siendo deportista, experimentar la integración de los estudios universitarios con el deporte universitario, el entusiasmo que existe en el país por el deporte, especialmente por el baloncesto, también en ciudades y provincias más pequeñas.

A nivel baloncestístico probablemente ya no hace falta la carrera universitaria para mejorar o terminar el ciclo formativo como jugador debido a la impresionante mejoría del nivel baloncestístico en Europa. Como experiencia, algo que te acompaña durante toda la vida, no solamente puede ser el último eslabón en la formación de un jugador de baloncesto antes de hacerse profesional, sino especialmente a nivel de la futura vida laboral ya que permite terminar una carrera universitaria o al menos aporta algo muy importante a nivel académico, perfeccionando el inglés, y además te abre puertas para la futura vida laboral. No hay que olvidar que la carrera de un deportista es mucha más corta que la carrera laboral y en un altísimo porcentaje de deportistas profesionales los ingresos generados durante la carrera deportiva no son mucho menos suficientes para garantizar “la vida después del deporte” con garantías, tanto financieras como educativas.

Al final es una decisión muy personal, depende de cada jugador@ si desea hacer esta experiencia que valdrá para toda la vida. Habrá puntos a favor, habrá puntos en contra, habrá experiencias más bonitas y otras no tan bonitas, por ejemplo por no haber encontrado la universidad adecuada, un entrenador que no creía en el jugador, falta de preparación mental para la experiencia y muchos factores más que puedan hacer la experiencia más o menos especial.

Con mucho gusto compartiría con jóvenes jugador@s de baloncesto mi experiencia y les ayudaría a la hora de perseguir y conseguir su sueño americano.

0 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<