Me gusta ser árbitro de baloncesto

10999756_10206289458306332_1838311469_oCarles Ferrer. Hace unos días leí en un medio de comunicación un artículo relacionado con el arbitraje. Jotape, su autor, decía que no quería ser árbitro, que no entendía cómo podía haber gente que quería serlo. La verdad, aunque respeto totalmente su opinión, me sentí bastante aludido de lo que venía a decir el artículo.

A colación de lo que he mencionado en el primer párrafo, nosotros, los árbitros no tenemos la culpa de que la gente hable mal, es algo que siempre ha venido pasando y que lamentablemente, como este fin de semana ha ocurrido en Mallorca algunas veces pasa a mayores, que unos compañeros han sido agredidos, ojalá se haga la justicia que se debe ante este caso, afortunadamente aislado en el mundo del baloncesto.

La falta de educación de la gente (como siempre ocurre en estos casos) la falta de respeto, los valores, etc. son cualidades personales que se están perdiendo en la sociedad de hoy en día. Señores padres y madres de los jugadores de equipos en formación: dedíquense a DISFRUTAR de sus hijos, dedíquense a ANIMARLES, dedíquense a salir a pasear con ellos, a ESCUCHARLES, en definitiva… dedíquense a EDUCAR y no permitan que los padres que empiezan a desestabilizar en los partidos lo hagan. Háganlo por sus hijos, a mí no me gustaría que mi hijo escuchase ciertas cosas en un partido de baloncesto, y de hacerlo, no me gustaría que lo tomase como algo normal que se suela hacer.

Yo no soy padre aún, pero sí soy maestro de Educación Física en Mallorca y sé que cada uno de mis alumnos empiezan las clases desde el respeto a los demás, empezando por el respeto incluso hacia ellos mismos. Llevo como árbitro de baloncesto –primero en la comunidad Valenciana, ahora en Baleares- desde hace cuatro temporadas, y les puedo asegurar que hay algo de lo que sí me arrepiento: “OJALÁ HUBIESE EMPEZADO ANTES”.

Disfruto en las pistas de baloncesto, disfruto con el juego, me divierto tanto o más que los jugadores que participan en los partidos. VIVO el deporte que amo desde pequeñito porque desde Sergi, mi primer entrenador, hasta Nestor –el último- me enseñaron a entenderlo como una actividad más de la vida que ayudaba a practicar un deporte, hacer amigos con quien disfrutar del mismo, poder estar en forma y a tener una disciplina de trabajo. En la pista creo que se nota que disfruto con lo que hago. Podré tener mejores y peores días, pero nadie podrá echarme en cara que entro y salgo a los pabellones con una sonrisa de oreja a oreja que denota las ganas que tengo de hacer lo que voy a hacer.

Agradezco a cada una de las personas que me animaron a hacerme árbitro, pues después de 16 años de jugador y uno de entrenador, decidí pasarme al “lado oscuro”, sobre todo a Braulio –designador de partidos en Valencia- y a Mercedes, quienes me hicieron cambiar de idea, ya que en un principio quería ser anotador. También a todos los compañeros del comité técnico arbitral de Valencia y de Baleares, quienes con sus conocimientos han hecho de mí un árbitro que empatiza con todo aquel que participa en un partido y que siempre intento que las reglas se hagan respetar, pues somos humanos, no cyborgs ni una especie de máquinas en proceso de mutar a cyberárbitros, no somos perfectos ni podemos ver todo lo que ocurre en un partido.

Disfruto de ser árbitro. Me enorgullezco de serlo y me gustaría, si la salud y las circunstancias personales me lo permiten, seguir siéndolo durante muchos años.

0 votes

7 comments on “Me gusta ser árbitro de baloncesto

  1. Capi dice:
    Gran y motivador artículo
  2. Tomeu Maimó dice:
    Aquest jove ens va arbitrar per primera vegada aquest any i ara que he llegit l’article ja entenc més coses, durant el partit me va fer més d’un comentari divertit, i no ho acabava d’entendre, ara ja ho entenc!. Era una persona que s’ho pasava bé fent el que feia i era ben conscient del seu IMPORTANT PAPER DINS L’ESPORT!!. M’agradat molt el que diu.
  3. Daniel Vicente dice:
    Para mi Carlos es una persona ante todo, y no siempre lo hace perfecto pero, aun cuando se equivoca lo hace con criterio y sin favoritismos. Siempre que me ha pitado ha intentado transmitir a mis jugadoras la ilusion, el respeto y explicarle los fallos cuando precisaba.

    Chapoo por el y que sigamos disfrutando del baloncesto por muchos siglos!

  4. Dani dice:
    Carlos, del que supuse su procedencia por ese acento valenciano tan inconfundible, nos arbitró hace varias semanas y lo primero que me llamó la atención, y así se lo dije, fue que calentase antes de empezar el partido. Estamos mal acostumbrados porque la inmensa mayoría de los árbitros no calientan, ni siquiera estiran, antes de dar inicio al partido, ni siquiera teniendo ante sí lo que llaman un “hat trick”. La única vez que vi algo parecido fue en la MiniCopa, ahora ya puedo decir que lo he visto en el Ugui Arena.

    Otra cosa que me llamó la atención, y aprovecho para disculparme ante él por ello, fue que es notablemente permisivo con las apreciaciones de los entrenadores. Es cierto que el partido en cuestión fue muy cordial, pero en una situación concreta le hice una observación (campo atrás dudoso) en un tono excesivo para cómo estaba transcurriendo el partido. En cualquier otro caso me habría caído una técnica o el árbitro en cuestión habría respondido con altivez…pero no fue el caso y desde estas líneas querría agradecérselo y disculparme.

    Para terminar, como anécdota: se sorprendió mucho tras una apreciación que le hice, incluso me preguntó si había sido árbitro, porque (en sus palabras) muy poca gente conoce el reglamento hasta ese punto. La reflexión que deberíamos hacernos los que somos entrenadores es la siguiente: ¿debería sorprenderse un árbitro del conocimiento del reglamento por parte de un entrenador de formación? ¿No debería ser mínimamente exigible a alguien que realiza un curso de entrenador saber las normas? Así se evitaría discutir con ellos, tensar esa relación y (quizá) perjudicar a nuestros equipos. Ahí lo dejo.

  5. Illes Balears dice:
    Enhorabona. Molt bon article. Aquest senyor te idees clares, necesitam mes gent aixi al mon dels basquet. Esper que els estaments, ja sabem qui, el dediquin a formar i ensenyar a mes gent, com mes millor, no el deixin tot sol dins el canastro.
  6. Guajira dice:
    Muy buen artículo. Desde siempre soy xonsciente de que los árbitros son en gran parte vocacionales, porque lo que cobran para nada les compensa el tiempo y las molestias. Como por todo, los hay buenos y mejores. Y en el grupo de los malos están los claramente imparciales, los que milagrosamente sólo ven lo que ocurre en un lado de la pista. Esto es lo que más molesta, lo que causa las quejas del público.
  7. Mallorquinetti dice:
    La verdad es que este chaval siempre que ha venido a arbitrar al Ugui Arena lo ha hecho bastante bien. Los chavales de ambos equipos se van siempre contentos por el buen ambiente que se sabe gestionar en los partidos, siendo muy conciliador y cordial con todos los integrantes de los equipos.
    Mi hijo, siempre que viene, cuando acaba el partido me dice lo mismo: qué bien me lo paso con este árbitro, ójala venga más.

    Quitando eso, está claro que se equivoca como todos, pero hasta en eso es consciente y si debe pedir disculpas las pide, siendo un árbitro muy autocrítico cuando acaba el partido, pues si algún día hemos hablado con él se nota que se exige mucho a sí mismo para seguir mejorando día a día.

    En definitiva, muy buen artículo, ójala los padres tomasemos nota de más de cuatro cosas que dice el texto.

    UguiUguiUgui….. SALLE!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<